Cómo correr un ultramaratón

por Gerardo Re
(ultramaratonista argentino)

Nada puede ser más alucinante que correr ultradistancia, pero cuando hablamos de ultradistancia hablamos de lo especial de superar los 200 kilómetros.

En este homenaje argentino del Spartathlon quiero contarles mis sensaciones en las carreras largas que participé.

Una de las cosas que sentí en las primeras carreras que corría, era que al hacer el mismo recorrido al otro día en el auto te daba una noción de la magnitud de la distancia recorrida solo con tus piernas, solo con tu corazón, solo con tu cabeza.

Una vez saqué estadísticas después del Esparta de cuántos pasos di, cuántas bocanadas de aire di, cuánta agua tomé, cuántas veces dio la vuelta el circuito de sangre, cuántos latidos dio mi corazón. La conclusión es que es una máquina perfecta, una máquina capaz de todo y cada uno de ustedes tiene una de esas en su poder.

Tal vez lo más difícil es decidirse a hacerlo, una vez que lo decidiste podés empezar a soñarlo, al soñarlo aumentas tu fe en vos de una manera exponencial. Podés entrenar en consecuencia, no sin dejar de sentir miedo al desafío y ansiedad por que llegue la fecha.
Cuando llega la fecha es solo cuestion de largar, por que cuanto diste el primer paso solo queda avanzar, si es en grupo es mejor.

El cansancio va a llegar, sin lugar a dudas se van a producir desequilibrios entre alimentación, esfuerzo, desgaste y deshidratación, y vas a sentirte muy mal, pero siempre se sale de los trances de este tipo. Solo hay que tener cuidado con los dolores, de esos dolores que son señales de que algo se rompe, de que algo no está funcionando como corresponde. De esos si hay que cuidarse y si los sabes diferenciar, cuando lo sientas no sigas.

El sueño es el peor enemigo, pero si llegás al punto donde no podés mantener los ojos abiertos, sentate y dormí 10/15 minutos, no sabes qué reparador puede ser un descanso de ese tiempo.

Si todo va bien y los ritmos son cómodos y tranquilos, con pausas constantes de caminata, nada va a pasar. Increíblemente vas a sentirte muy cansado en un momento y 5 minutos después vas a estar eufórico nuevamente, te va a pasar infinidad de veces. Solo tenes que saber que se supera. Convencimiento, ganas, fe, confianza.

Amigos, lo que van a hacer es único y para guardarlo en algún rincón del corazón de esas cosas que nunca se olvidan.

Cuando llegues al Obelisco nada va a ser igual, porque vas a saber que ese cuerpo en el que te tocó nacer es maravilloso.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s